Los Palos Grandes, Caracas.+58212-285.8805rrpp@sgiv.org

La Soka Gakkai Internacional (SGI) es una red de budistas laicos que comparten la visión de un mundo mejor a través del fortalecimiento del individuo y la promoción de la paz, la cultura y la educación. Actualmente, está conformada por noventa organizaciones con personería jurídica local, y cuenta con doce millones de miembros en ciento noventa y dos países y territorios de todo el globo.

La SGI fue fundada el 26 de enero de 1975, pero las raíces del movimiento en sí se remontan a 1930, en el Japón, y a la lucha contra el control ideológico del gobierno militarista japonés de la época. El budismo que practican los integrantes de la SGI se basa en las enseñanzas de Nichiren, sacerdote japonés del siglo XIII, y en su interpretación del Sutra del loto.

Reforma educativa (1930 - 1935)

1930 Fundación de la Soka Gakkai
Makiguchi (izquierda) y alumnos

Makiguchi (izquierda) y alumnos

La Soka Gakkai (literalmente, ‘Sociedad para la Creación de Valor’) se inició en 1930, como un grupo de estudio de educadores reformistas. El fundador, Tsunesaburo Makiguchi (1871-1944) fue un escritor y docente que abrazó el budismo de Nichiren y se dedicó apasionadamente a la reforma del sistema educativo japonés. Makiguchi publicó un libro en 1930, en el cual expuso su teoría de la pedagogía para la creación de valores, la cual estaba basada en su convicción de que cada individuo posee un potencial ilimitado y que la educación debe coadyuvar a las personas a desarrollar su sabiduría y conciencia.

La publicación del primer volumen de la obra de Makiguchi, titulada Soka kyoikugaku taikei (Sistema pedagógico para la creación de valores), el 18 de noviembre de 1930, marcó el establecimiento de la Soka Gakkai.

Oposición al gobierno militarista (1935 - 1945)

1935 Reforma Social
J. Toda, en una de sus disertaciones sobre los escritos de Nichiren, 1954.

J. Toda, en una de sus disertaciones sobre los escritos de Nichiren, 1954.

Makiguchi consideraba que lo más importante en el proceso educativo era fomentar el pensamiento independiente y la motivación natural del educando, en contraposición al aprendizaje de memoria y a la obediencia ciega.

Sin embargo, dicha postura constituyó un desafío a las autoridades japonesas de la época, quienes habían adoptado una política educativa centrada en la formación de sumisos servidores del estado. Makiguchi y su colaborador más cercano, Josei Toda (1900-1958), desarrollaron, a partir de un pequeño grupo de docentes que aspiraban la reforma educativa, un movimiento más amplio de personas dedicadas a la propagación del budismo como medio para el logro de cambios fundamentales en la sociedad.

1943 Lucha contra la opresión del gobierno

La década de 1930 presenció el surgimiento del nacionalismo militarista en el Japón y la participación de ese país en la Segunda Guerra Mundial. El gobierno militarista impuso la ideología del sintoísmo estatal a la población para justificar la agresión bélica, y en consecuencia, tomó enérgicas medidas contra toda forma de oposición. Makiguchi y Toda se negaron a transigir en sus creencias y a prestarle su apoyo al régimen, por lo que ambos fueron acusados de “delincuentes ideológicos” y arrestados en 1943.

1944 Muerte de Tsunesaburo Makiguchi

Makiguchi sostuvo férreamente sus convicciones pese a que fue persuadido de abandonar sus principios, y murió en prisión en 1944.

Reconstrucción de Posguerra (1945 - 1958)

1945 Budismo activo y socialmente comprometido
Ikeda con miembros de la Soka Gakkai, 1958.

Ikeda con miembros de la Soka Gakkai, 1958.

Josei Toda sobrevivió a la terrible experiencia del encarcelamiento y fue liberado unas pocas semanas antes de que finalizara la guerra. En la prisión, había estudiado el Sutra del loto y entonado Nam Miojo Rengue Kio intensamente, gracias a lo cual alcanzó la percepción revolucionaria de que “el Buda” era la vida misma; obtuvo el profundo convencimiento de que era su misión propagar el mensaje del Sutra del loto tan ampliamente como fuese posible y resolvió dedicar el resto de su vida a esa labor.

Se puso en acción para reconstruir la Soka Gakkai en medio de la confusión de la posguerra y amplió la función educativa de la entidad para proyectarla hacia actividades para el mejoramiento de la sociedad en su conjunto. Toda promovió un budismo activo, comprometido con la sociedad, como un medio de empoderar a cada individuo para que superara los obstáculos de la vida y percibiera la esperanza, la confianza y la sabiduría en el interior de su ser. Josei Toda empleó el término “revolución humana” para expresar la idea central del budismo de Nichiren de que todas las personas pueden transformar su vida para bien y lograr la iluminación en su existencia presente.Ese mensaje tuvo profundo eco, sobre todo, en el sector más excluido de la sociedad japonesa. Y, antes del fallecimiento de Toda en 1958, la organización contaba aproximadamente con un millón de miembros.

1957 Llamado a la abolición nuclear

En setiembre de 1957, Josei Toda pronunció un ardiente discurso en el que exhortó la abolición de las armas nucleares, a las cuales calificó como el aspecto más oscuro del corazón humano. Instó a los jóvenes de la Soka Gakkai a que trabajaran por la erradicación de esas armas. La iniciativa se convirtió en el punto de partida de las actividades por la paz de la organización.

Desarrollo internacional (1960 – 2010)

1960 Un movimiento mundial
Miembros de la SGI.

Miembros de la SGI.

En 1960, Daisaku Ikeda, de treinta y dos años, sucede a Josei Toda como presidente de la Soka Gakkai. Ikeda, quien también había experimentado el horror de la guerra cuando era muy joven, se puso en marcha de inmediato para establecer las bases de un movimiento internacional, viajando a ultramar para reunirse con los miembros pioneros de la Soka Gakkai residentes en el extranjero y brindarles aliento. También fundó una serie de instituciones destinadas a fomentar la solidaridad por la paz, en los campos de la cultura, las artes, la educación y los estudios sobre la paz. Con su liderazgo, la SGI se ha convertido en uno de los más grandes y dinámicos movimientos budistas del mundo, que promueve actividades de base ciudadana en torno a la abolición nuclear, la sostenibilidad, la educación en derechos humanos y los intercambios culturales.

Menu